Las primeras salidas con niños pequeños pueden ser complicadas, después de todo ellos comienzan a descubrir el mundo y al salir de casa se enfrentan a cosas completamente nuevas para ellos. Por eso, te damos algunos tips que te servirán para hacer de sus primeras visitas a restaurantes una experiencia positiva para ambos.

  • Elige un lugar adecuado
    Ya sea que salgas en pareja o quieras comer con tus amigas, te recomendamos elegir un lugar que sea seguro para él y que tenga suficiente espacio. Las primeras veces quizás sea mejor evitar los lugares populares, pues tu bebé podría ponerse de malhumor si hay demasiada gente o ruido a su alrededor.
  • Haz una reservación
    Te recomendamos hacer una reservación y notificarle al restaurante que irás en compañía de un niño pequeño, de esta manera podrán reservarte una mesa en un espacio adecuado para ustedes.
restaurante
  • Investiga el menú
    No se trata de elegir un restaurante infantil, solo asegúrate de que el menú tenga opciones para niños pequeños. Y si no estás segura, lleva un bocadillo o algo de fruta para que tu hijo no se quede sin opciones.
  • Lleva cubiertos a prueba de niños
    Llevar contigo un vasito entrenador, así como una cuchara y un pequeño plato de plástico, resulta muy práctico, pues no tendrás que preocuparte si juega con ellos y caen al suelo.
  • La sobremesa debe ser divertida para todos
    A todos nos encanta tomar un café, compartir un postre, o conversar después de comer. Sin embargo, los niños pequeños aún no están acostumbrados a esto, por lo que no olvides llevar algo con lo que ellos puedan entretenerse durante la sobremesa: un juguete práctico, un libro pequeño o papel y crayolas pueden ser una buena opción.

Si la primera vez que sales a un restaurante con tu hijo no sale como lo habías planeado, no significa de dejes de intentarlo. Dale algo de tiempo y verás que muy pronto comenzará a disfrutar esta experiencia.