Leer es un hábito que fomenta el desarrollo intelectual y lingüístico de los niños, amplía su vocabulario y estimula la creatividad. Existen diferentes maneras para hacer que tus hijos se diviertan con los libros. Aquí te compartimos 10 tips para lograr que se conviertan en futuros amantes de la lectura.

lectores
  1. Rodéalo de libros
    Nunca se es demasiado pequeño para familiarizarse con los libros. Elige los más adecuados de acuerdo a su edad y poco a poco añade más opciones a su pequeña biblioteca.
  2. Asegúrate de que siempre tenga libros a su alcance
    Pon sus libros en una estantería baja o en contenedores plásticos que puedan alcanzar fácilmente.
  3. Incorpora los libros a su rutina
    Leer un poco todos los días antes de dormir o mientras descansan después de jugar o comer, te ayudará a hacer de la lectura parte de su día a día.
  4. Dale libros con los que pueda interactuar
    Como libros de repetición, rimas, historias predecibles o libros con patrones de palabras. Estudios han demostrado que leerles a los niños este tipo de libros mejora notablemente la manera en que aprenden.
  5. Léele en voz alta
    Léele a tus hijos en voz alta, mientras él toca las páginas y observa los colores. Hazle preguntas sobre el libro que están leyendo y motiva su curiosidad por descubrir nuevas historias.
  6. Sé un lector ejemplar
    Los niños aprenden a través de la imitación. Si quieres que tu hijo sienta curiosidad por los libros, asegúrate de que te vea leyendo cerca de él.
  7. Usa la imaginación
    Utiliza tus movimientos o las cosas que tengas a tu alrededor para recrear lo que están leyendo. Si te emocionas con la lectura, tu hijo también se emocionará.
  8. Despierta su curiosidad
    Pregúntale cómo cree que continúa la historia o qué haría él si estuviera dentro de la historia que están leyendo.
  9. Escúchalo con atención
    Deja que tu hijo te interrumpa, haga preguntas y te cuente la historia si la conoce.
  10. Y lo más importante: ¡diviértanse juntos!
    Las palabras no son tan interesantes para los niños pequeños, permite que tu hijo pase las páginas o se salte parte la historia. Lo importante es que asocie la lectura con un momento para divertirse a su manera.