fbpx

Que el estrés no te afecte a ti ni a tu bebé.

Todos vivimos estresados, y no me vas a dejar mentir; el estrés es uno de los malestares más comunes en la actualidad, y desafortunadamente, también tiene implicaciones en el embarazo. Pero no te preocupes, nosotras estamos contigo para combatir a este mal del siglo 21. Sin importar cuál sea la causa de tu estrés, lo mejor es no aumentarlo, sino controlarlo en beneficio de tu bebé.

Algunos estudios señalan que el estrés que sufre la madre puede afectar la salud física y mental del bebé, ya que estas hormonas atraviesan la placenta.

Asimismo, aborto espontáneo, parto prematuro y bajo peso al nacer son otros de losefectos asociados con el estrés intenso. Por todo esto es súper importante reducirlo lo más que se pueda. Te compartimos lo que a nosotras nos ayudó mucho.

Tips para evitar el estrés

El consejo más importante parar reducir el estrés es reflexionar sobre las causas que te lo están provocando para que así puedas tomar decisiones, cambiar actitudes y empezar a realizar actividades que logren tranquilizar tu mente. Pero ¿cómo conseguirlo?

  • Masajes durante el embarazo: Los masajes, en especial en el cuello, hombros, cabeza y pies, son una buena manera de relajarse y descargar tensiones. Pídele a tu pareja que te realice uno antes de dormir.
  • Baños relajantes. ¿Eres de las que siempre están corriendo? Procura tener un momento relax al tomar la ducha, aplicándote agua caliente en las zonas que sientas adoloridas, esto te producirá un efecto calmante.
  • Descansa: El mundo no se acabará porque no pudiste terminar todos tus pendientes para la semana. Tu salud es mucho más importante, recuerda dormir de 6 a 8 horas diarias y postergar aquellas tareas que no son prioridad.
  • Ejercicios de relajación: Ya te hemos contado sobre los beneficios de la relajación y la respiración en el embarazo aquí, ésta te facilita afrontar sensaciones físicas y a tranquilizar tu mente.
  • Dedica tiempo para ti: Sentirte guapa te brindará optimismo y seguridad, luciendo a la moda y consintiéndote; además de ayudarte a sobrellevar todos los cambios que tu cuerpo sufrirá estos 9 meses.
  • Delega y comparte: Platica con tu pareja o familiares tus preocupaciones y tareas pendientes para que puedas recibir ayuda y enfrentarlas juntos.
  • Alimenta tu alma con música: Escuchar nuestra música favorita nos desconecta del mundo exterior; nos relaja, nos pone a bailar y a cantar.
  • Tiempo de romance: Muchos son los beneficios del sexo, algunos son: descansar, relajarte y fortalecer la relación con tu pareja.
  • Pensamientos positivos: Busca realizar actividades que te permitan olvidarte de tus pendientes; sal con tus amigas, vete de fin de semana, ve al cine y al teatro, etc.
  • Ríe: La risa es la mejor terapia contra el estrés, crea un estado de bienestar psicológico, el cual afecta positivamente en el funcionamiento del organismo.
  • Ejercítate: El ejercicio no sólo nos ayuda a mantenernos en forma, también nos genera bienestar y felicidad. No olvides consultar con tu médico acerca de la intensidad y la frecuencia del deporte que puedes realizar.
  • Crea una lista de productos que sí necesitas: Recuerda que no es necesario comprar todo nuevo ni cada cosa que ves en las revistas o comerciales, especialmente aquellas cosas que sólo usarás un par de semanas, investiga con tus familiares y amigos cuáles pueden prestarte y ahorra dinero.
  • Come sanamente: Alimentarte con comidas tanto ligeras como sanas y sin prisas favorecerán la reducción del estrés.

En pocas palabras, lo que tienes que aprender a hacer es crear una barrera o burbuja donde puedas alejarte por unos momentos de aquellas situaciones o preocupaciones que te producen estrés. Por lo que, una gran forma de hacerlo es ocupando tu tiempo y tu cabeza en otras actividades. Concéntrate en lo positivo y respira, vas muy bien, créenos. Quiérete mucho, eso le ayudará a tu salud, tu productividad, tu autoestima, tus relaciones y lo mejor de todo, a tu bebé.