¿Sabías que el oído es el primer órgano que se desarrolla a nivel embrionario y empieza a funcionar a partir del cuarto mes de gestación? Éste es el mejor momento para empezar a ponerle música o hablarle es el segundo trimestre. La música te ayudará a relajarlo, ya que aumentará la frecuencia cardiaca y actividad cerebral de tu bebé, fortaleciendo de esta manera los vínculos cuando comiences a notar mayores movimientos (reacciones).

Nosotras te recomendamos escuchar la música que te guste, aquella que te haga sentir bien. Si tú te sientes bien oyendo a Luis Miguel, tu bebé notará tu estado de ánimo y también se sentirá bien.

Algunas investigaciones han demostrado que los bebés son capaces de reconocer la música que escuchaban estando en el vientre de su mamá.

También se recomienda cierto tipo de música clásica, pero si la música clásica nunca te ha gustado, no tiene sentido que ahora te pongas a escucharla sólo porque escuchaste o leíste que es buena para tu bebé.

Escuchar tu música favorita con tu bebé, te relajará y provocará un sentimiento de bienestar similar a otros métodos de relajación. Con esto en mente, puedes aprovechar para acompañar este momento con un rico té, leer, meditar, poner en práctica técnicas de respiración y hacerte una misma con tu bebé.

Recuerda cuidar el volumen, ya que se cree que el líquido amniótico podría actuar como ‘amplificador’ de algunas frecuencias sonoras, por lo que es mejor elegir composiciones sin demasiadas notas discordantes.

Menos palabras y más música. Llegó el momento de darle play a estas listas de canciones que convertirán cada nota en un lazo entre tu bebé y tú.