Tiempo para jugar.

Esta etapa del embarazo es de las que más disfrutarás, ya que muchas de las molestias del primer trimestre desaparecerán, el riesgo de perder a tu bebé será casi nulo y tendrás más energía, no sólo para hacer tus actividades diarias, también para retomar la pasión con tu pareja. Por eso, queremos contarte cómo reactivar tu sexualidad de la mejor manera.

El aumento de tu lívido durante el segundo trimestre está relacionado con los cambios de tu cuerpo, debido a que tu abdomen comenzará a redondearse y la afluencia de sangre a los vasos ubicados alrededor de la vagina, creará una congestión en los genitales, lo que te hará mucho más receptiva a los impulsos sexuales.

Esto también significa que los orgasmos se volverán más intensos y pueden repetirse varias veces durante una misma relación sexual, aunque puede ser que necesites más tiempo del acostumbrado para alcanzarlo. ¿Suena muy bien, no? Pero antes de meterte dentro de las sábanas, te compartimos 3 de las posiciones más recomendables:

  1. Tendidos de costado. En esta posición el hombre se coloca detrás de la mujer para no presionar con su peso la pancita de la mujer.
  2. Sentados, frente a frente y el hombre debajo. La mujer puede controlar tanto el ritmo como la intensidad de los movimientos.
  3. La mujer a horcajadas sobre su pareja, dándole la espalda. En esta postura, la penetración estimula el punto G, la zona de la vagina que proporciona el placer más intenso.

Olvídate del miedo de hacerle daño a tu bebé, ya que él está perfectamente protegido por el líquido amniótico que lo rodea y por el tapón mucoso que bloquea la entrada al cuello del útero. Así que puedes tener relaciones y disfrutar de tu sexualidad sin preocuparte.

Entonces, ¿cuándo debemos evitar tener sexo?

  • Si el orificio uterino se abre antes de tiempo. No se trata de un riesgo en sí mismo, pero durante las relaciones sexuales se pueden producir infecciones que dañen la bolsa amniótica. Y esto puede dar lugar a un aborto o un parto prematuro.
  • En caso de amenaza de aborto.
  • Si sangras o manchas.
  • Si tienes contracciones antes de lo normal, que anuncian un parto prematuro.
  • Si han detectado algún problema en la placenta: insuficiencia placentaria, placenta previa, etc.
  • En caso de riesgo de parto prematuro en los embarazos múltiples.
  • En caso de enfermedades como la diabetes, el asma o los problemas cardíacos.
  • Si él o ella tienen alguna infección genital.
  • Si se produce una rotura prematura de la bolsa amniótica.

En cualquiera de los casos, te recomendamos que siempre consultes a tu médico.

¿Es seguro masturbarme?

La autosatisfacción sexual es una excelente opción durante el embarazo, sobretodo cuando existen contraindicaciones médicas que impiden la penetración. También hay muchos mitos y tabúes alrededor de esta forma de darte placer, por ello, te compartimos unas recomendaciones para que disfrutes tu cuerpo y tu sexualidad sin preocupaciones:

  • Antes de masturbarte no olvides que tus manos deben estar limpias. Conservar una buena higiene es clave para evitar infecciones.
  • Si usas un consolador este no debe ser demasiado rígido. Lo mejor es que sea elaborado de látex. Recuerda que hacia el final del embarazo no se recomiendan porque las vibraciones que producen pueden generar contracciones.
  • Algunas sexólogas recomiendan las balitas clitorianas que se utilizan para estimular los labios vaginales y el clítoris así como vibradores diseñados para el punto G.
  • Recuerda lavar muy bien tus juguetes sexuales una vez los utilices.
  • No tienes por qué sentir ningún sentimiento de culpabilidad. Esta es una práctica completamente normal.
  • Si tienes dudas al respecto, consúltalas siempre con tú médico.

Sin duda el segundo trimestre es la mejor etapa del embarazo para tener relaciones sexuales, pues aumentará tu lubricación vaginal, la intensidad de los orgasmos y tendrás mayor energía para disfrutarlas al máximo. Ya sea en pareja o tú misma, vive con placer tu sexualidad durante esta etapa, le hará bien a ti y a tu bebé.