¿Mamá piloto o mamá copiloto?

El auto puede que se haya vuelto indispensable en esta parte de tu embarazo, ya que caminar no es tan sencillo como lo era al inicio de tu gestación, por eso es muy importante que conozcas todas las consideraciones que debes tener para conducir embarazada.

Muchos médicos aconsejan que se deje conducir en la semana 36 del embarazo que es casi al final del tercer trimestre, cuando el parto ya está muy cercano y tu barriga puede dificultar tu habilidad al volante. Otros expertos recomiendan que conduzcas sólo hasta el sexto mes de tu embarazo, o que por lo menos lo hagas siempre acompañada después de este mes.

Es evidente que tu flexibilidad se verá limitada por el aumento de peso y el tamaño de tu pancita, pero tampoco es imposible conducir. Bajo esta idea, es súper importante que tomes en cuenta ciertas medidas cuando viajes en auto.

  1. No se recomienda conducir cuando sufres contracciones, alteraciones del embarazo, como preeclampsia o hipertensión, así como riesgo de parto prematuro.
  2. Siempre debes adaptar la distancia entre el asiento y el volante (al menos a unos 30 cm) para que no oprimas tu pancita.
  3. Usa el cinturón de manera correcta: que éste pase por tu zona pélvica y no por el centro de tu barriga.
  4. Evita hacer viajes largos o de más de tres horas seguidas.
  5. Si tu coche cuenta con bolsa de aire, y estás conduciendo, siempre orientar el volante (donde está la bolsa de aire) hacia el tórax y la cabeza, nunca hacia el abdomen.
  6. Procura recargar tu espalda completamente sobre el respaldo del asiento para que estés erguida.
  7. No realices maniobras bruscas, como acelerar o frenar abruptamente.

Los riesgos que pueden existir al conducir durante esta etapa están relacionados con los dolores de espalda y el cansancio; los primeros pueden ocasionar que tu postura sea la incorrecta mientras manejas; el segundo, tiene que ver con la fatiga que puedes sentir y que puede hacer que te quedes dormida. Debes de tener mucho cuidado ante estos puntos.

Al conducir embarazada, el cinturón de seguridad no es opcional, debes usarlo en todo momento, ya que reduce la gravedad de las lesiones que tú y tu bebé podrían sufrir en un accidente. Si no sabes cómo colocarlo, es muy fácil: la banda pélvica o cinta horizontal no debe nunca colocarse sobre el vientre, se deberá colocar a la altura de la ingle, por debajo del abdomen, y la banda superior entre los senos.

No olvides tomar en cuenta estos consejos y consultar con tu médico antes de tomar el volante, él siempre será quien te dé luz verde para conducir y hasta cuándo hacerlo.