Un álbum de fotos impresas sin duda es una gran manera de conservar los recuerdos de los primeros años de tu bebé y de los momentos más importantes que han vivido como familia. Hacerlo tú misma es más fácil de lo crees, por eso a continuación te damos 5 tips que te ayudarán a comenzar este entretenido proyecto.

  • Siempre guarda tus fotografías favoritas

¿Tomaste una foto increíble de tu bebé con tu teléfono móvil? ¡Asegúrate de no perderla! Si tu teléfono no hace copias de seguridad automáticamente o almacena las fotos en línea, es decir, en la nube; algo tan sencillo como enviarte a tu correo electrónico tus fotos favoritas en el momento en que las tomas te ayudará a que no se vayan con tu teléfono en caso de que este se descomponga o se pierda.

  • Define una fecha para imprimirlas

Suena exagerado, pero ahora es muy poco común imprimir fotos así que probablemente tengas que fijarte una fecha para imprimir tu selección. Lo bueno de hacer esto es que además de tener material para comenzar tu álbum, podrás enmarcar tus favoritas o ponerlas en un portarretrato sobre tu escritorio o mesita de noche, así siempre tendrás ese momento especial cerca de ti.

  • ¿Qué tal una cámara instantánea?

La ventaja de estas cámaras es que te permiten tener tus fotografías inmediatamente, la desventaja es que el flash de la mayoría suele ser muy potente, por lo que solo podrás tomar fotos de tu hijo en exteriores, cuando haya suficiente luz natural. Si consideras invertir en una, te recomendamos buscar cartuchos con marcos de película de distintos colores, esto le dará un toque muy especial a tu álbum.

álbum
  • Personaliza tu álbum

No te limites a comprar un álbum de fotos, ¡hazlo único! Recuerda que el papel estampado no es la única opción para forrar tu álbum, puedes usar tela, decorar las cubiertas con listones, flores secas o incluso algún diseño que tú misma hayas bordado o pintado, y después forrarlo con plástico.

  • Guarda más que fotografías

Conserva en tu álbum otros detalles especiales, como alguna tarjeta de felicitación que hayas recibido cuando te convertiste en mamá, sus primeros dibujos o designa una sección especial para incluir una bitácora de sus primeros logros: su primera palabra, sus primeros pasos, y todas la metas que poco a poco superan juntos.