Tus niveles de azúcar también pueden afectar tu embarazo

Creemos que la diabetes sólo se llega a presentar a cierta edad o como consecuencia de ciertos hábitos alimenticios, sin embargo, también existe la diabetes gestacional, la cual es un tipo de diabetes que aparece por primera vez durante el embarazo en mujeres que nunca padecieron esta enfermedad, y por lo general aparece a la mitad del periodo de gestación.

Las causas de la diabetes gestacional están relacionadas con la placenta, ya que ésta produce niveles altos de hormonas que inhiben la acción de la insulina en las células, lo que eleva el nivel de azúcar en la sangre. A medida que tu bebé crece dentro de ti, la placenta produce más hormonas, provocando un aumento de azúcar que puede afectar el crecimiento y bienestar de tu bebé.

Este padecimiento puede afectar a todas las mujeres, no obstante, entre los factores de riesgo destacan el hecho de ser mayor de 25 años durante tu embarazo, tener antecedentes médicos familiares o personales relacionados con la diabetes, así como tener sobrepeso, específicamente con un índice de masa corporal (IMC) igual o mayor que 30.

La diabetes gestacional no produce signos o síntomas perceptibles, por esta razón, el estudio para detectarla forma parte de los chequeos prenatales que tu médico realizará. Este test o prueba de glucosa tiene características peculiares que no está de más que conozcas a detalle.

Como su nombre lo indica, esta prueba sirve para identificar los niveles de glucosa en la sangre y asegurarse de que están dentro de los límites saludables. A menudo se usa para diagnosticar o vigilar la diabetes.

¿Qué pasa en una prueba de glucosa en la sangre?

Un profesional de la salud toma una muestra de sangre de una vena de un brazo con una aguja pequeña. Al insertar la aguja extrae una pequeña cantidad de sangre que coloca en un tubo de ensayo o frasquito, es posible que sientas una pequeña molestia cuando la aguja se introduce o se saca pero sólo eso. Para algunas pruebas de glucosa en la sangre, hay que tomar una bebida azucarada antes de que se extraiga la muestra de sangre.

¿Tendré que hacer algo para prepararme para la prueba?

  • Toma una bebida azucarada una hora antes de que se extraiga la muestra de sangre
  • Para esta prueba no es necesario ayunar
  • Si tus resultados muestran niveles de glucosa en la sangre más altos de lo normal, podrías necesitar otra prueba que requiere ayunar.

¿Tiene algún riesgo esta prueba?

Los riesgos de un análisis de sangre son mínimos. Tal vez sientas un dolor leve o se te forme un moretón en el lugar donde se inserta la aguja, pero la mayoría de los síntomas desaparecen rápidamente.

Es muy probable que te realicen estos estudios durante el último trimestre de tu embarazo, entre las semanas 24 y 28, ya que es el periodo en el que se puede identificar con mayor claridad esta enfermedad.

¿Qué pasa si me diagnostican diabetes gestacional?

Si te llegan a diagnosticar con este padecimiento, es posible que tu bebé esté sobrealimentado y crezca demasiado, lo que puede provocar problemas a la hora del parto. En muchos casos, se tiene que realizar una cesárea para dar a luz. También puede aumentar las posibilidades de que padezcas preeclampsia; así como hipoglucemia, que es un bajo nivel de azúcar en la sangre.

Sin embargo, este padecimiento es controlable y existen algunas recomendaciones para que la diabetes gestacional no afecte tu salud ni la de tu bebé durante y después del embarazo:

1. Come alimentos saludables.

2. Haz ejercicio con regularidad.

3. Monitorea tus niveles de azúcar.

4. Toma insulina, si la necesitas.

Después de dar a luz, es posible que se deba monitorear el nivel de azúcar en la sangre de tu bebé, y tú tengas que realizarte un test para saber si la diabetes ha desaparecido completamente.

¿Cómo prevenirla?

Al hablar de prevención de esta condición diabética, debes saber que no existen garantías, pero algunos hábitos saludables pueden ser bastante beneficiosos para evitarla:

Mantente activa. Realiza, por lo menos, 30 min de actividad física moderada la mayoría de los días de la semana. El programa de yoga prenatal que estás siguiendo cuenta como ejercicio, así que si lo estás poniendo en práctica, este punto ya lo tienes cubierto. También puedes hacer una caminata o andar en bicicleta, el ejercicio aumenta tus posibilidades de mantenerte saludable.

Consume alimentos saludables. Elige alimentos ricos en fibra, con bajo contenido graso y pocas calorías. Céntrate en las frutas, los vegetales y los cereales integrales. Intenta consumir alimentos variados para alcanzar tus metas sin descuidar el sabor ni la nutrición y presta atención a los tamaños de las porciones.

Como puedes ver, muchos de estos cuidados preventivos te son útiles no sólo para evitar la diabetes gestacional, sino también para que en general tu embarazo se desarrolle de la mejor manera. No olvides realizarte todos los estudios prenatales en tiempo y en forma, de la mano de tu médico. Son la clave para tomar acción en caso de que tengas diabetes gestacional y puedas asegurar tu bienestar y el de tu bebé.