Cansada, muy cansada, pero la más feliz

Ya estás en los meses más emocionantes antes de conocer a tu bebé, donde cada día estará lleno de felicidad, tanta, que te sentirás un poco cansada. Y es que así como tu amor está creciendo, también tu bebé dentro de ti, por lo tanto, requerirá más energía de la que estabas acostumbrada.

El regreso del cansancio durante el tercer trimestre de tu embarazo está relacionado con tu “pancita”, ya que el crecimiento de tu útero y de tu vientre, sumado al peso de tu bebé, provocará que los vasos sanguíneos de tu pelvis y del abdomen se compriman, causando poca movilidad de tu diafragma, dificultando un poco tu respiración; científicamente, por esta razón te sentirás más cansada.

A esta fatiga, se le agregará una dificultad para dormir, pues tu barriga ocupará más espacio, tu pequeñit@ se moverá mucho y tendrás más ganas de ir al baño, gracias a la compresión de tu vejiga; esto hará que conciliar el sueño no sea tan fácil. Pero como siempre, te diremos qué necesitas para disminuir los malestares del cansancio. No te prometemos dormir como bebé, pero sí que te sentirás menos agotada.

  • Olvídate de los ayunos, pueden aumentar el cansancio y las náuseas.
  • Mantente bien hidratada, más durante el día que por la noche para evitar la necesidad de ir al baño mientras duermes.
  • Evita las bebidas con cafeína, ya que pueden quitarte el sueño.
  • Come frutas, verduras, proteínas y carbohidratos complejos (panes, legumbres, arroz, pasta y vegetales).
  • No consumas alimentos grasos.
  • Haz ejercicio moderadamente, le ayudará a tu sistema cardiorrespiratorio, haciendo que te sientas menos cansada.
  • Toma siestas y duerme lo más temprano posible.
  • Dile no a las nuevas responsabilidades en tu trabajo, incluso busca la opción de extender tu tiempo de descanso.

Ves, es muy sencillo reducir la fatiga que sentirás estos meses; pero ahora hablemos sobre cómo dormir durante el tercer trimestre, espero que después de leerlos comiences a bostezar.

  1. Procura acostarte y levantarte siempre a la misma hora, así acostumbrarás a tu cuerpo. Trata de hacerlo sin tener la televisión prendida.
  2. Cena ligero; la lechuga, el pan integral y la patata cocida son conocidos por inducir el sueño.
  3. No bebas muchos líquidos, así reducirás las ganas de ir al baño e interrumpir tu ciclo de sueño.
  4. Duerme recostada de tu lado izquierdo para que no presiones a tu hígado. También es recomendable usar una almohada entre las piernas o cojines en la zona lumbar.
  5. Realiza ejercicios de respiración y relajación 15 minutos antes de dormir.

En esta última etapa, necesitarás más energía no sólo por tu bebé, sino también por todos los preparativos que deben estar listos para su llegada. Con esto en mente, es muy importante que pongas atención a tu descanso y consultes a tu médico para disminuir el cansancio que te acompañará estos meses.